Inicio >> ¿Por qué...? >> ¿Por qué nos falta el aire al subir una montaña?

Main Menu

Contenidos

Material Secundaria

webs amigas

  • Webs Científicas
    • Cienciateca
      Web dedicada a la divulgacón científica en todas sus vertientes. Artículos de opinión, textos científicos, historias de la ciencia. Su zona de artículos de divulgación es genial.
    • Casanchi
      Web con contenidos científicos en español. Trata temas de forma general con apartados que dividen distintas categorías científicas. Muy interesante y didáctica.
    • J.Ramón Casanova
      Web sobre temas científicos variados. Muy amena, entretenida y actualizada. Monforte de Lemos debe ser un lugar maravillos para vivir.
¿Por qué nos falta el aire al subir una montaña? PDF Imprimir Correo electrónico
Valoración de los usuarios: / 0
PobreEl mejor 
¿Por qué...? - ¿Por qué...?
Escrito por Montserrat Rubio Sierra   
Martes 11 de Agosto de 2009 00:00

mal__de__altura

Seguro que te ha pasado alguna vez, subir una montaña y sentirte cansado o con dolor de cabeza, se llama Mal de Altura y se produce como consecuencia de subir una montaña sin dejar tiempo al organismo a que se adapte a la diferencia de altura.

Aparecer a partir de los 2.500 metros.

Existen dos tipos de Mal de Altura.

El primero, es cuando una persona asciende a la montaña, de manera puntual y no deja tiempo al organismo que se adapte a la altitud.

Se trata de la hipoxia que es la falta de oxígeno en la sangre, por ser menor la presión atmosférica en los lugare s elevados. Aunque el oxígeno es igual en la montaña, tiene menos presión y la proporción que pasa a la sangre es menor.

La segunda circunstancia aparece incluso cuando la persona vive en la montaña y su período de adaptación es largo. Aún así, sigue teniendo los síntomas. Se trata de la deshidratación, al tener menos oxígeno en la sangre, esta se espesa y no circula bien por el cuerpo, produciendo que disminuya el oxígeno en las células y el organismo no sea capaz de eliminar correctamente las toxinas.


Los síntomas que caracteriza al mal de altura son el cansancio, dolor de cabeza, sed, vómitos, nauseas, insomnio, desorientación, dificultad respiratoria, ritmo cardíaco elevado, etc.